Desde la Biblioteca -Liburutegi

Desde la Biblioteca -Liburutegi

Como todos las semanas Txema García Crespo recomienda a los lectores estos dos ejemplares.
Harkaitz Cano »Beti oporretan’
 
Uda, asteburu luzea, txangoa. Geure buruari opa diogun gozamen tartea da oporraldia. Atseden hartu eta indarrak berritzeko sasoi irrikatua. Beti ez dira gauzak espero bezala gertatzen hala ere. Desegokia suerta daiteke bidaidea, nahas liteke giroa edo trakestu familiako bakea. Zapuztu gaitzake ekaitzak, mehatxatu istripuak edo durduzatu ezustekoak.
Nabarmen urtarrak eta naturaren atseginari lotuak dira narrazio hauetako asko. Baina bizipozaren ifrentzuak ere badu bere taupada: iraganeko zoriona berritu ezinak dakarren sosegu eza. Halaxe aurkezten dizkigu oporrak Harkaitz Canok ipuin-liburu honetan: hari deitu gabe hura iristea bat-batean: azken uda.
Mikel Santiago ‘El extraño verano’
 
Mikel Santiago ya se ha convertido en uno de los autores vascos más queridos por el público amante de las historias trepidantes, de los relatos que te impiden dejar de leer. En esta ocasión, nos lleva a un lugar idílico bañado por la luz cegadora del Mediterráneo. Una galería de personajes estrafalarios, carismáticos y sospechosos. Un «quién-lo-hizo» a ritmo de thriller en el que todo el mundo puede ser culpable hasta que se desvele la verdad.
Presentamos un aperitivo de la novela:
«Yo estaba en Roma cuando Bob Ardlan me llamó. Para ser exactos: estaba con una mujer en Roma, cuando Ardlan me llamó. Así que cuando vi su nombre en la pantalla del teléfono pensé: «Qué demonios, Bob. No me llamas en una eternidad y vienes a estropearme el mejor momento del verano». Y lo dejé sonar.
Dos días después, supe que Bob había caído desde el balcón de su mansión en Tremonte pocos minutos después de marcar mi número. ¿O tal vez le habían empujado? No me quedaba más remedio que pisar el acelerador del coche y plantarme allí para hacer unas cuantas preguntas».
Si tienen un par de tardes, 10 pequeños momentos, un domingo, pasen un rato con Mikel Santiago. Se van a divertir, se van a reír y se van a enterar de quién demonios mató a Bob Ardlan.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.