Álvaro Arbina ‘La sinfonía del tiempo’

Álvaro Arbina ‘La sinfonía del tiempo’

‘La sinfonía del tiempo’ es la segunda novela de Álvaro Arbina (Vitoria, 1990), arquitecto que dejó el autocad por el procesador de textos para publicar con tan sólo 24 años ‘La mujer del reloj’, primera y exitosa novela del escritor gasteiztarra. En esta segunda entrega mantiene el gusto por las grandes historias, una mezcla muy acertada de secretos y dramas familiares, con un toque de aventura, un contexto histórico muy presente y bien recreado y una ambientación increíble, que va desde el Romanticismo de mediados del XIX a principios del XX.

La novela comienza en Londres a principios de febrero de 1914. Elsa Craig (con residencia en el País Vasco) permanece a la espera en Waterloo Station. Hace unos días que su marido se marchó a Paris para vender unos cuadros que él mismo pinta. Es la fecha en que había anunciado su regreso pero ese día no volverá ni en los siguientes. Elsa va a buscarlo a Paris y lo único que consigue encontrar es una breve nota y un grabado que le dejó su marido. Así pocos días después regresa a su hogar en la costa cantábrica, sola y embarazada. En Villa Zulueta le esperan más sorpresas. La aparición de otro grabado con un inquietante mensaje revelará secretos del pasado y la figura de un misterioso hombre que desapareció en circunstancias parecidas a las de su esposo. Una verdad difícil de aceptar.

 

Secretos familiares, fotos venidas del pasado con mensajes sobre el futuro, fortunas surgidas de la iniquidad e historias de amor truncadas son algunos de los elementos que componen La sinfonía del tiempo y la convierten en una novela apasionante. Álvaro Arbina retrata tanto el convulso contexto económico, político y social de la España de finales del siglo XIX y principios del XX como los avances tecnológicos y conflictos que se sucedían entonces en el mundo y, especialmente, en Europa. Una novela que es un apasionante fresco de la Europa previa a la primera guerra mundial, la que vive el fulgor de la Revolución Industrial y la pulsión romántica.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.